Programa de la vivienda en La Habana, con logros y muchos retos

vivienda-edificio-cuba

vivienda-edificio-cubaEl sector de la vivienda en Cuba suma, a la limitación con la fuerza productiva, las afectaciones derivadas del bloqueo de Estados Unidos, que restringe las posibilidades de acceso a modernas tecnologías, a las piezas para equipos especializados y los de carga, así como también la producción de materiales por el envejecimiento de las maquinarias, hechos que repercuten en los niveles de productividad y el avance de las obras.

Ante esas condiciones, 2016 se presenta como un nuevo reto que demanda resultados con niveles de calidad superiores, y exige mejorar la organización del trabajo a pie de obra, perfeccionar el proceso inversionista donde prevalecen irregularidades, capacitar a los trabajadores, y ganar en eficiencia en las oficinas de trámites, que constituyen el talón de Aquiles de la entidad.

En 2015, La Habana cumplió sus planes de terminación de viviendas y de conservación y rehabilitación de inmuebles, tareas en las cuales aún queda mucho por avanzar, para dar respuesta a la demanda.

De hecho, la ciudad da alojamiento en las llamadas Comunidades de Tránsito a más de tres mil 800 familias, que esperan se solucione definitivamente su situación, y 34 mil 400 núcleos están registrados con anuencia de albergue, reveló el informe presentado en la Asamblea de Balance Provincial del sector, que analizó el año anterior.

Dada la prioridad que otorgan al Programa de la Vivienda los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, dialogamos con Euclides Santos Almestro, director de la entidad en la provincia.

P: ¿Cuántas capacidades se concluyeron por la vía estatal y cuáles fueron las principales acciones de conservación realizadas?

El proceso inversionista para la provincia tuvo en cuenta el deterioro del fondo habitacional que hay en la urbe, fundamentalmente en los municipios de La Habana Vieja, Centro Habana, Guanabacoa, Diez de Octubre y Plaza de la Revolución.

En 2015, desarrollamos más de seis mil acciones constructivas que tienen que ver con la rehabilitación integral de edificios, la impermeabilización de cubiertas, cambio de carpintería y de redes hidráulicas e hidrosanitarias, con vistas al mejoramiento de inmuebles.

Por otra parte, se terminaron las dos mil 56 viviendas previstas, el 92 por ciento de estas se destinó a familias albergadas, y el resto para casos sociales, en lo fundamental.

P: El tema calidad en las inversiones dejó en el primer semestre del año muchas insatisfacciones.

Nosotros trabajamos en eso, existe un nivel de exigencia, chequeo y control en dos direcciones, la calidad y el valor de uso de las viviendas, para evitar el desvío de recursos, el delito, y garantizar que las cosas se hagan bien; pero, indiscutiblemente, es criterio común que hay que ganar mucho en este sentido y en el proceso inversionista como tal.

P: ¿Cómo se comportó el otorgamiento de subsidios para la reparación o construcción de viviendas?

En este proceso hubo dificultades con expedientes fuera de término, otros que demoraron su tramitación por problemas de financiamiento en los Consejos de Administración Municipales, pero fue un proceso al que le dimos respuesta en orden ascendente y propició que muchas personas con la ayuda del Estado pudieran construir desde cero una nueva vivienda de unos 25 metros cuadrados.

P: ¿Qué prevé el plan para 2016?

El plan de inversiones para este año será similar al de 2015, lo cual obedece a la capacidad constructiva. Desde la provincia de Camagüey hacia el occidente del país, tenemos contratación con diferentes empresas constructoras y, aun así, la fuerza laboral no es suficiente.
Además, incorporaremos un grupo de acciones de conservación y rehabilitación que contribuirán a preservar el patrimonio edificado y mejorarán las condiciones de habitabilidad de una cifra importante de inmuebles.

fny

Compartir...