Días oscuros llegaron para Los Cinco desde el 12 de septiembre de 1998, pero ellos no claudicaron. Entró a sus celdas la luz de la esperanza, el amor y la solidaridad de cientos de personas en el mundo, y junto a su integridad y patriotismo, se hicieron más fuertes aún.

Al final triunfó la justicia, y hoy, a 18 años de su vil encierro, Los Cinco no serán nunca más los prisioneros del Imperio, sino hombres libres en una Patria soberana, símbolos e inspiración, dignos hijos de este pueblo que los quiere y admira.

Fuente: Radio Reloj

imop/