El sistema sanitario de Cuba alcanzó, en los primeros cinco meses del presente año, la mortalidad infantil más baja de su historia, con una tasa de 3,9 por cada mil nacidos vivos.

El ministro de Salud Pública, Roberto Morales Ojeda, expresó que el nuevo récord evidencia la consolidación del programa materno infantil, y destacó los esfuerzos del gobierno en la atención primaria, en hogares maternos y unidades intensivas pediátricas.

Señaló, asimismo, que el sistema de salud cubano se propone mantener en 2018 un registro inferior al mínimo histórico de 4.0 registrado el año anterior.

Morales Ojeda agregó que se prioriza la atención a la mortalidad materna y a las estrategias para mejorar los servicios de neonatología, parto y preparto en toda Cuba.

Fuente: Radio Reloj

imop/