Asimismo, manifestó la urgencia de mantener a tiempo completo a los galenos y reforzar su composición con diferentes especialidades, debido a las demandas sanitarias existentes en los centros de evacuación.

El embajador cubano, Carlos de Céspedes,  reiteró la plena disposición de la Brigada Médica Cubana de estar junto al pueblo guatemalteco, así como poner sus conocimientos en función de paliar la tragedia que dejó damnificados y muertos.

De Céspedes precisó que los médicos cubanos no piden alojamiento especial, sino condiciones mínimas para hacer frente a enfermedades que luego del desastre ya empiezan a surgir, ante el alto nivel de hacinamiento, poca luz y ventilación de algunos lugares.

Fuente: Radio Reloj

imop/