La luna estuvo muy cerca de alcanzar ese máximo de eclipse el 16 de julio de 2000, cuando el fenómeno duró una hora y 46,4 minutos. Un eclipse lunar ocurre cuando el Sol, la Tierra y la Luna están alineados directamente, y la órbita de la Luna lo lleva a la sombra de la Tierra.

Durante el eclipse, la luna pasa a través de la sombra proyectada por la Tierra (lo que conocemos como umbra), y adquirirá un color rojo intenso o anaranjado en lugar de desaparecer por completo de la vista, de ahí el apodo de luna de sangre.

Fuente: Radio Reloj

imop/