El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, realizó este miércoles una visita de trabajo a Matanzas para evaluar cómo el territorio se sobrepone a los efectos del huracán Irma y a las lluvias asociadas a la tormenta subtropical Alberto.

El recorrido comenzó por Ciénaga de Zapata, donde muy pocos estuvieron ajenos a la zozobra de las recientes inundaciones, las cuales se sintieron en todos los sectores y obligaron a que se evacuara a un tercio de la población.

Durante un intercambio con pobladores, Díaz-Canel reforzó la idea de que el cambio climático está en curso y puede variar la vida de muchas personas; e insistió en que esa es una de las enseñanzas que nos dejan dichos eventos.

En ese sentido, el presidente cubano sugirió un estudio riguroso del asunto y que pase a formar parte del plan de prevención y reducción de riesgo de desastres.

Acompañado por Teresa Rojas Monzón, primera secretaria del Partido Comunista de Cuba, y Tania León Silveira, presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular, Díaz-Canel constató el programa que procura restablecer el esplendor de los cítricos en Matanzas.

Armando Perdomo, director de la Empresa agroindustrial Victoria de Girón, se refirió al empeño por reponer cada año unas mil hectáreas, lo cual permitirá disponer de unas 18 mil en el 2030.

El presidente cubano elogió los resultados productivos de la entidad, una empresa ya consolidada, dijo, y sugirió al equipo de dirección aprovechar mejor el potencial de la ciencia.