Este 11 de julio de 2018 se celebró en Washington una nueva ronda de conversaciones migratorias entre las delegaciones de Cuba y los Estados Unidos, presididas por el director general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Carlos Fernández, y por el coordinador de la Oficina de Asuntos Cubanos del Departamento de Estado, Gabriel Escobar.

Las partes reconocieron los beneficios de la Declaración Conjunta del 12 de enero pasado, en particular la eliminación de la política de Pies secos-pies mojados y del Programa de Parole.

Asimismo, coincidieron en la utilidad del intercambio entre Tropas Guardafronteras y el Servicio de Guardacostas celebrado en enero de este año, y del encuentro técnico sobre tráfico de personas y fraude migratorio realizado en diciembre pasado.

 Cuba evidencia que cumple sus obligaciones

En esta ronda migratoria se revisó el cumplimiento de los acuerdos bilaterales, para garantizar una migración regular, segura y ordenada; así como prevenir y enfrentar los actos ilícitos.

Cuba evidenció que cumple sus obligaciones, y reiteró su voluntad de mantener y ampliar la cooperación bilateral en esta esfera. La delegación cubana instó al gobierno de los Estados Unidos a cumplir con sus compromisos de emisión de visas para emigrantes, conforme a los Acuerdos Migratorios.

También trasladó que la decisión de suspender los servicios de tramitación de visas en su Embajada en La Habana afecta las relaciones migratorias, los vínculos familiares, daña los intercambios institucionales y los viajes entre los dos países. Manifestó su preocupación por la Ley de Ajuste Cubano, que estimula la emigración irregular.

Fuente: Radio Reloj

imop/