Nostalgias de La Habana: Imágenes que reverencian

Nostalgias de La Habana

Una Habana multicolor, con su arquitectura colonial y moderna, sus rejas, el Prado y sus leones, su gente y, sobre todo, el mar, y puestas de sol de colorido rojizo, único y sorprendente, se ofrece al visitante en Nostalgias de La Habana, exposición fotográfica del creador Roberto Salas, abierta en el Memorial José Martí, en Plaza de la Revolución, a propósito del medio milenio de la antigua villa de San Cristóbal.

Casi sesenta imágenes de mediano y gran formatos integran la muestra de Salas, quien ha expresado que se trata de la más grande exhibición que ha realizado desde su primera presentación, en 1963.

Diversos componentes de la visualidad habanera aparecen en estas fotografías, en las que se revelan distintas perspectivas y miradas de la capital cubana. Gracias a la maestría del fotógrafo, puede admirarse la ciudad portuaria cual modelo real (con sus lumbres y defectos). La Habana, sin dudas, siempre es recurrente en su obra.

En el catálogo de la muestra Salas señaló: “Esta es una interpretación, un re-juego visual sobre la ciudad y una realidad que se mantiene. (…) No creo ni pretendo haber “descubierto” nada. Ni mucho menos una obra insuperable. Aquí esta “mi Habana”. Otra forma de verla, otra manera de apropiarme de ella y sentir nostalgia por lo que fue, es y pudiera ser”, escribió Salas en las palabras del catálogo.

Roberto Salas Merino (Nueva York, 1940) estudió y aprendió el arte de la fotografía con su padre, Osvaldo Salas. En agosto de 1957 apareció su primera instantánea en la revista Life: la Bandera del Movimiento 26 de Julio en la Estatua de la Libertad. El 2 de enero de 1959 Salas viajó con toda su familia a La Habana, donde se estableció definitivamente. Sus obras han ocupado galerías de arte de las principales ciudades de Asia, África, Europa y América.

MM/