Conversatorios, conciertos, exposiciones de la plástica y la orfebrería son algunas de las actividades que promueven la cultura y la identidad cubana con las que el Hotel Nacional de Cuba, con casi 89 años de historia y declarado Monumento Nacional, festeja esta semana el aniversario 500 de la fundación La Habana.

“La historia del hotel está muy relacionada con la ciudad: el emplazamiento cerca del Malecón, con vistas a la entrada de la bahía; un edificio con importante valores arquitectónicos y el emplazamiento de dos cañones que pertenecieron a la batería de Santa Clara y se incluyen en la declaratoria de Patrimonio de la Humanidad; su museo de la Crisis de Octubre”, explicó Yamila Fúster, jefa de Relaciones Públicas, en conferencia de prensa.

“Este hotel es testigo de los 500 años de La Habana, no solo por el inmueble, sino porque desde antes de la colonización, esa cueva Taganana del jardín, fue refugio de los aborígenes que habitaban la zona, y luego fue cuartel de una caballería emplazada en la zona. Siempre tiene un punto de contacto nuestro hotel con la historia del país”, recordó Aylín Ortiz Concepción, especialista de la Oficina de Historia.

“Ya estamos de aniversario, lo primero es que estamos invitando a quienes llegan hasta el domingo 17 a nuestra instalación, insignia de la hotelería cubana, –unas 150 personas aproximadamente al día-, a un coctel en los jardines y al resto de las actividades”, dijo Ortiz.

En el cabaret Parisién, a partir de este miércoles, como saludo al aniversario, al espectáculo se le suman cuadros habaneros, con vestuarios y ritmos alegóricos a la ciudad, con su iniciativa y esfuerzos propios.

El viernes 15 y el sábado 16, en el horario de la mañana, al habitual recorrido histórico de dos horas por la instalación, se le incorporarán conferencias sobre íconos de La Habana, con fotos y relatos vinculados a esos edificios. En esa jornada, será también la final de una competencia de coctelería –con cantineros del Nacional y de otros hoteles del grupo Gran Caribe-, donde se seleccionará el coctel Habana 500, que se disfrutará a partir de ese momento en los bares de la casa.

Los días 15 y 16, a las 17:00 hora local, explicó la especialista en Relaciones Públicas, se harán brindis con el número 500, instalado en el jardín, una experiencia que ha sumado a muchos clientes en las redes sociales, mientras que en la noche, habrá un concierto con la orquesta Leyendas, con integrantes del Buena Vista Social Club y la orquesta Aragón. A las 24:00 horas, sonará el dispar del cañón Ordóñez.

El sábado en la noche, dijo la relacionista pública, como La Habana estará llena de actividades, no habrá conciertos, sin embargo, el domingo, a partir de las 09:00 horas, en el Salón 1930, regresa la música, con el grupo Compay Segundo, quien fuera un amigo entrañable del hotel.

Según Ortiz, “nuestro propósito es mostrar y divulgar la cultura cubana y la cubanía y todos los huéspedes que estén el 16 de noviembre, recibirán un certificado que acredita que estuvo hospedado en La Habana cuando la ciudad cumplió sus 500”.

En los restaurantes La Barraca y el Comedor Aguiar se promueven menús típicos habaneros y cubanos, entre ellos la Ropa vieja y el Arroz a la Chorrera.

De la mano de la historia

Construido en 14 meses, el Hotel Nacional celebrará el próximo diciembre su aniversario 89 y comenzará los preparativos para el cumpleaños 90, en 2020.

En los años 90, dijo, hicimos una reconstrucción capital y actualmente se trata de mantener mediante inversiones y reparaciones sistemáticas, sean patrimoniales o no, todo el ambiente y el glamur de la instalación, de arquitectura ecléctica, que es una mezcla tan rica como la nacionalidad cubana.

“Cada uno de los lugares recuerdan los años iniciales del hotel, esa es nuestra perspectiva: combinar la tecnología y la modernidad con lo añejo y una muestra de eso es que se conserven en algunas partes los muebles originales y se estén disponibles servicios de Internet”, destacó la jefa de Relaciones Públicas.

“Estamos trabajando bien, con un porciento de ocupación satisfactorio y pensamos se seguirá incrementando, pese a todas las medidas que obstaculizan los arribos de los turistas, por parte de la administración de Donald Trump”, destacó Fuster.

“Esperaremos el 89 aniversario con muchas actividades, pensando siempre en el cliente, tratando de satisfacer sus necesidades y darles a conocer el país, pues somos embajadores de Cuba, aquí en el Hotel Nacional, por la historia y la cultura que defendemos todos los días”, enfatizó.

Según destacó Sandra Jiménez, directora comercial, el Hotel Nacional de Cuba, con un historial de haber acogido a decenas de personalidades de la política, al arte y la ciencia y que lidera la voluntad del Estado cubano de demostrar que el empresariado de la República de Cuba sí es capaz de lograr índices económicos meritorios, tiene condiciones excepcionales para la realización de numerosos eventos sociales, culturales y familiares.

Fuente: Tribuna de La Habana/imop