Destacan valores del auditor, defensor de la Revolución cubana

Somos auditores de un país socialista, de rica historia y muchos años de lucha, y si bien debemos ser veladores estrictos de la legalidad, el bien u objetivo final de cuanto hagamos es defender la Revolución, afirmó este miércoles  en La Habana, Miriam Marbán, primera vicecontralora general de la República, en un encuentro con trabajadores de la Contraloría.

Sus palabras resumieron el sentir de los hombres y mujeres (éstas en mayoría) que laboran en la sede central de esa institución, donde cada 28 de enero, como parte del homenaje a José Martí, los nuevos auditores firman el Código de Ética, el cual el resto del colectivo ratifica, pero no en un acto formal sino cargado de historias de vida y de trasmisión de enseñanzas.

En presencia de Gladys Bejerano Portela, contralora general; los Premios Nacionales de Auditoría Ana María González Pancorbo y Enma Parra Rojas, y Reynol Pérez, vicecontralor general, contaron anécdotas y experiencias surgidas de sus varias décadas de consagración a una profesión, que exige una conducta y actuación personal ejemplar, a toda hora.

Tanto ellos como lo que dijeron en el intercambio Dania Bacallao, al hablar de cuánto sacrificio para también cumplir su rol de madre, o la joven Yiliam Caballero, sobre cómo a través de la informática ha comprendido la importancia del auditor, por citar algunas, aludieron a los valores de fidelidad, honestidad, profesionalidad, creatividad, amor, superación constante y sentido de pertenencia.

En el enfrentamiento al delito, a las ilegalidades, a los hechos de corrupción están inmersos los hombres y mujeres de la Contraloría General, en toda Cuba, con énfasis en la prevención y educación de quienes en una empresa, cooperativa, organismo o institución deben respetar las leyes y normativas, y tales preceptos fueron tratados en el encuentro.

Parra Rojas recordó palabras del Presidente cubano Miguel Díaz-Canel, en la clausura del VIII Congreso de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba, el 14 de junio de 2019, cuando afirmó que los economistas, los contadores y también los auditores son los únicos profesionales que están en todas partes y a los que les atañe todo.

Suficientes ejemplos de honestidad, transparencia y justicia inspiran a realizar la labor cada día mejor, como herederos del pensamiento y la acción de Martí y Fidel, de quienes hemos aprendido lecciones de honradez, modestia y altruismo. Los tiempos actuales exigen de nosotros observar nuestro desempeño con orden, disciplina y exigencia, dice el Código de Ética que hoy hicieron suyo los nuevos auditores.

La colocación de una ofrenda floral ante el busto del Apóstol, en la propia sede central de la Contraloría General, sirvió de colofón a la cita.
Fuente: ACN/mm

Compartir...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *